Creel

Ésta sección está dedicada para compartir los avances de l@s que integran la región de Creel.

8 comentarios en “Creel

  1. Reflexión sobre lo que localmente nos afecta y afectamos a nuestro contexto/Comunidad de aprendizaje.
    Desde las redes.
    A nivel local nos afecta/afectamos.
    A nosotrxs mismos en el proceso de relacionarnos humanamente, al permitir que el/la otra entre en nuestras múltiples dimensiones transformándonos mutuamente/ampliando/modificando nuestras percepciones. Al enfrentar nuestras posturas, percepciones, visiones y proyectos. Al operar proyectos específicos. Al revisarlos e intentar evaluarlos. Al socializarlos y al menos intentar co crearlos con los pueblos y comunidades con quienes tenemos esa relación.
    A lxs otrxs que son nuestra población objetiva para la relación: los pueblos y comunidades indígenas. Afecta al compartir/enseñar/capacitar en la visión y esquemas del pensamiento “mestizo-occidental”; en muchas de las ocasiones, no sabemos cómo generar vías alternativas que respeten e incluyan los esquemas de pensamiento y accionar de las comunidades y simplemente ellxs se ven obligados a asumir nuestras formas: por ejemplo, en los amparos promovidos ante las invasiones e imposiciones gubernamentales en los proyectos extractivistas, al acompañar a las comunidades, en espacios de capacitación sobre lo que eso significa y cómo responder para lograr las menos afectaciones posibles al territorio (en nuestros esquemas tratando de traducirlo en sus lenguas y espacios) Finalmente ellxs tienen que asumir las consecuencias de estas nuevas formas de relación impuestas; por ejemplo, al negociar y eventualmente recibir los recursos de algún fideicomiso, tienen que entrar a la dinámica de las comprobaciones fiscales a partir de planes de trabajo y presupuestos al menos a un año, otra vez en nuestros esquemas. No es malo que se aprenda a dominar estas vías, lo que falta es que crear espacios alternativos que sean incluyentes desde una perspectiva más amplia.
    Otros impactos positivos que alcanzo a percibir es que los “interlocutores” –en este caso, los culturalmente diferentes que tienen que asumir este rol-, que están en las negociaciones, se forman y adquieren una conciencia y visión más amplia de su propia realidad; se convierten en “gestores comunitarios”, esta “nueva identidad” asumida por estos interlocutores enriquece a la comunidad en el caso de que la cohesión interna tenga fuerza para poderla asumir y manejar a su conveniencia. Estos mismos interlocutores se convierten en los co creadores de nuevas propuestas a nuevas interrogantes que se van creando en estas relaciones de poder entre el estado y los ciudadanos; aquí el peligro es que nosotrxs como los mediadores/interlocutores iniciales- las ONG’s-, no tengamos la visión crítica lo suficientemente fuerte como para realmente no tratar de imponerles esos “roles” como interlocutores comunitarios.
    A nivel regional he visto como a lo largo de las relaciones institucionales, tanto gubernamentales como al interior de las ONG’s hemos tratado de “guiar” estos nuevos roles que se gestan desde las comunidades y cómo los “interlocutores en proceso” se convierten en nuestrxs trabajadores perdiéndose así el sentido planteado implícitamente desde las buenas voluntades; las comunidades pierden a esas personas que se “capacitaron” y los ganan las instituciones o las ONG’s. Faltaría crear indicadores cualitativos para poder ver más profundamente esos impactos al interior de las comunidades y de las identidades indígenas y tratar de aprender desde los “otrxs” que hay de bueno o útil en esta realidad y reconocerlo. Falta poder entender más claramente qué es lo realmente posible y dejar de suponer que las identidades son inamovibles y de ser así, hacia dónde quieren ir, hacia dónde pueden, y hacia dónde van los pueblos y comunidades indígenas en este mundo cambiante, sin querer perpetuarlos según nuestras ilusiones.
    Según voy aprendiendo, veo desde las instituciones ejemplos claros de estos fenómenos: el Consejo Supremo de la Tarahumara, creado por el entonces INI hace más de 50 años. Los intentos de hacer sacerdocios desde las iglesias, las vocaciones religiosas. Desde las Ong’s hemos formado a personas de las comunidades para que ellxs re construyan/rediseñen lo que les hemos aportado, a veces esperando que esto se dé de manera milagrosa, como si tuviéramos elementos para traducir y resignificar la realidad nosotrxs mismos desde las ONG’s; no siempre es así, a veces ni siquiera nos lo planteamos.
    Sin proponer adjetivos que simplifiquen estos fenómenos, lo único claro es que no tenemos los indicadores para reflexionar sobre el impacto de esto; ¿Qué han aportado? ¿Han beneficiado? ¿Cómo? ¿Han lacerado las estructuras culturales? ¿Cómo? ¿Una Red como la nuestra, cómo aporta a esa visión utópica de la hermandad implícita? ¿Cuál es nuestra responsabilidad en la resignificación del orden social? ¿Hacia dónde queremos llevarlo? ¿Queremos lo mismo todxs los integrantes de las redes? Espero que sí y al mismo tiempo que no, porque son muchas las cosas que hay que pensar y aprender y entre todxs pensamos mejor, ojalá no nos limitemos a lo que una o dos de las organizaciones de las que conformamos a una red sea nuestra guía.
    La red en la que participo agrupa a varias organizaciones de la sociedad civil y a varios equipos de una diócesis católica, cuyos puntos de coincidencia son el trabajar en y con comunidades indígenas, sin embargo, los sentidos profundos del porqué de esta decisión de vincularnos con lxs otrxs culturalmente diferenciados está desdibujada, se cruzan varios discursos y se empatan en puntos muy concretos que a veces no entiendo con claridad. Esta red está conformada por 11 organismos que tienen misiones y visiones diferentes, esto es una oportunidad y un reto; en ella confluimos quienes trabajamos en DDHH(promoción y defensa de los DDHH, prevención y atención a víctimas de violencia, reconocimiento y construcción de alternativas frente a mega proyectos, reconocimiento, preservación y promoción de las formas culturales locales de hacer justicia), en desarrollo comunitario (conservación y cuidado del agua, nutrición, becas, promoción y defensa de la diversidad, vinculación hacia otros pueblos y comunidades indígenas, educación formal y propuestas alternativas, atención a la salud y preservación y promoción de las formas culturales de hacer y entender la salud, cuidado y defensa del territorio) Aunado a esto, concurrimos personas que nos relacionamos desde diferentes lugares, historias, posturas y formas de acercamiento hacia nosotrxs mismx y hacia lxs otrxs. Habemos quienes vamos ocasionalmente a las comunidades e interactuamos según el asunto que nos convoca; los que vamos y permanecemos al interior de las comunidades la mayor parte de nuestro tiempo institucional y este mismo se diluye y empieza una relación que hace que se evidencien nuestras necesidades más básicas (comer, dormir, etc.) y que nos permite compartir otras cosas cotidianas; finalmente, los que vivimos en las comunidades. Estas formas de acercamiento necesariamente nos dan percepciones diferentes de la realidad. Según Buber, el diálogo implica una relación entre iguales, un proceso de alteridad significa mirar al otro sin dejar de ser unx mismx, reconociéndolx. No se trata pues de dejar de ser nosotrxs para convertirnxs en lxs otrxs, pero sí de tener una apretura que no depende de la simple buena voluntad, sino de un proceso de relación humana llevada como dice Esteva, al amor. Desde esta mirada del amor, aunque parezca cursi, hay que aprender a vernxs y reconocernxs y a construir esos espacios de preparación para el diálogo. Par mí ese es el sentido de una red. Dejar de mirar al otrx y empezar a mirarme yo para poder ver al otrx. Entonces ¿cuáles son las posibilidades reales de vinculación desde una red? Creo que muchas y que soy un poco miope, veo mejor de cerquita que de lejos…
    Qué/a quiénes necesito para apoyarme en mi proyecto…
    Dentro de la red, necesitamos profundizar en las formas en las que nos hablamos, nos decimos, nos informamos, argumentamos, conciliamos, debatimos, etc. Necesitamos rescatar las formas en que se ha hecho hasta ahora y sistematizarlas. Los ejercicios de sistematización que conozco se han centrado en logros concretos en proyectos en común: que se hizo, hasta dónde, causas y aprendizajes- todo esto de manera general. Me parece muy interesante y productivo analizar por qué hemos permanecido casi 6 años. Centro mi análisis en las formas que han prevalecido para comunicar y comunicarnos.
    ¿Qué hace que permanezcamos? El cariño, la información que tenemos unxs de otrxs, la permanencia, los logros que vemos. Me parece que estamos inmersos en estructuras que posibilitan ciertas formas de percepción de la realidad por sobre otras, que esto determina lo que se comunica, el cómo se comunica, cuándo, por qué y quién lo comunica. Estoy convencida que esto nos tranquiliza, hay tanto quehacer; sin embargo, creo también que podemos ampliar esas posibilidades para construir espacios de interlocución alternativos que nos amplíen. Esto requiere esfuerzo. Lo estamos haciendo a través de los seminarios que se dan al final de cada reunión general de la red, mi pregunta es si hace falta más y creo que sí. Precisamente por la vorágine que nos acosa, los mega proyectos, las reformas a las leyes, la imposibilidad de identificar con certeza a los actores involucrados en estos fenómenos que vivimos con la violencia, la guerra civil no declarada. La necesidad urgente de rescatar y conocer las movilizaciones sociales que nos retroalimenten con sus esperanzas. Las que nos sirvan de espejos posibles y las que nos ayuden a ver lo que no estamos habilitados para ver.
    Quiénes pueden apoyar.
    Los pueblos y comunidades indígenas.
    Nuestrxs constantes esfuerzos de análisis y autocríticas.
    La relación con otras redes locales, estatales, nacionales e internacionales.
    Actores específicos por proyecto y coyuntura.
    La habilidad que vayamos desarrollando para vincularnos profundamente.

    Qué ofrezco/ofrecemos/qué podemos cambiar/mejorar/ampliar en nuestra práctica.
    Nuestra práctica sistematizada –desde una perspectiva más amplia y crítica-, como espacio de retroalimentación y reflexión. Hace falta socializar más nuestro trabajo en común de maneras asequibles para otras formas de diálogo.
    Lo que ya tengo/lo que necesito.
    En los organismos de la red hay médicos, enfermeras, psicólogxs, sociólogxs, ingenieros medio ambientales, abogadxs, licenciadxs en relaciones internacionales, comunicólogxs, técnicxs forestales, ingenierxs agrónomxs, ingenieroxs zootecnistas, ecólogxs, biologxs, licenciadxs en relaciones comerciales, nutriologxs, sacerdotes, religiosxs, maestrxs, contadorxs, antropólogxs, e incontables personas que no tienen un título oficial y que son poseedores de una experiencia muy amplia en estos trabajos… ¿cómo capitalizar esto? Necesitamos aprender a potencializar ese capital. Necesitamos aprender a construir diálogo más profundo al interior de nuestras organizaciones y al interior de la red.
    Quién sabe qué/quién me puede conectar.
    Tenemos mucha riqueza y sabiduría que hay que aprender a ver. Primero reconocer(nos) entre nosotrxs. De esa manera sabremos a ciencia cierta qué podemos ofrecer como red y qué necesitamos.
    Quiénes ya me están ayudando.
    Hay una cooperación establecida al interior de la red; siempre hay buena disposición para prestarnos equipos para el funcionamiento de la misma (cañón, raites, espacios para las reuniones, tiempos para trabajo en común); sin embargo, tengo la impresión de que la red como tal no forma parte de nuestras planeaciones anuales ¿es deseable? ¿Es posible?
    A nivel estatal, en otras ONG’s y redes, hay una apertura a la vinculación y al cooperación que se hace evidente en el compartir talleres y tareas (apoyo en campaña) En general pasa lo mismo a nivel nacional con Ong’s “afines”
    A nivel nacional nos afecta/afectamos.
    Aportamos datos alternativos y complementarios a lo que se puede visualizar desde las fuentes oficiales en conclusiones a manera de folletos, documentos y artículos. Socializamos información coyuntural relevante. Haría falta más socialización de nuestro quehacer sistematizado y con estadísticas; pero hace falta más, para posicionar una postura más sólida que genere confianza, credibilidad y que genere esperanza.

    Alma Rosa Dozal Estrada.
    Agosto del 2016.

    Me gusta

  2. MAESTRIA: GESTION DEL CONOCIMIENTO ———————————-Héctor Fernando Martínez
    MI PRACTICA Y EL CONTEXTO 6 de agosto del 2016
    ¿Qué comprende mi práctica?
    A continuación presento brevemente tres de las actividades que realizo como educador a la vez que pastor de una comunidad eclesial. Se trata de mi trabajo como animador de grupos de barrio que siguen el método de las Cebs, mi participación como coordinador del Comité Deportivo de la localidad y de mi labor como asesor de comunidades indígenas en diversos asuntos pero en especial sobre el tema aeropuerto y gasoducto, además de que invitado por la Coordinación estatal de la Tarahumara he brindado un servicio de asesoría a diversas instancias.
    1) FORMAR COMUNIDAD:
    A través de la convocación de personas he formado grupos que reuniéndose en el entorno de su barrio han realizado una lectura reflexiva y orante de la Biblia, he tratado de guiar la lectura del Evangelio desde el método pragmalingüístico y con subsidios de la antropología cultural para una interpretación más adecuada del mismo desde el propio contexto. Desde esta integración como grupo hemos intentado desarrollar un sentido de comunidad reflexionando a la luz del texto evangélico sobre la realidad.
    Considero que los beneficios para el crecimiento personal y comunitario de los miembros es algo palpable y con estos grupos se tiene una estructura de apoyo a las actividades diversas que realiza la parroquia
    2) IMPULSO AL DEPORTE:
    He impulsado el deporte y de manera particular la práctica del futbol como un hecho de cohesión social. Con la formación de un Comité hemos pasado de la realización de torneos a la conformación de una Liga bien estructurada con sus diferentes categorías y de alcance regional. Actualmente administro un espacio (unidad deportiva) que junto con el Comité hemos buscado que sea el óptimo y estamos tratando de concientizar en el uso responsable de este espacio, valorándolo como un bien comunitario. Dicho espacio fue resultado de una gestión de varios años ante diferentes instancias hasta que cristalizó inaugurándose el 27 de febrero del año en curso.

    Como Presidente del Comité Deportivo de la localidad estoy encargado de la administración de las instalaciones asi como de su mantenimiento coordinando un pequeño equipo.

    3) DIALOGO INTERCULTURAL:
    Durante el último año he realizado distintas actividades para brindar elementos propios del diálogo intercultural a distintas instancias: educativas, asistenciales, judiciales, gubernativas y eclesiales. La realización de talleres, conferencias, foros, etc. En las instituciones de servicio público con interés en la Sierra Tarahumara se ha buscado sensibilizar sobre la importancia del diálogo intercultural ayudando a comprender y valorar a los pueblos y sus culturas.

    Se ha acompañado también a algunas comunidades indígenas: San Luis Majimachi, Repechique, San Ignacio de Arareko, etc. como asesor (con otras personas y ONGs) en defensa de su territorio y su ecología particularmente frente a la invasión del proyecto del gasoducto, se les han brindado herramientas para el análisis de la realidad y enriquecer éste a la vez con su propia visión y experiencia.
    ¿COMO ME AFECTA EL CONTEXTO LOCAL Y COMO AFECTO AL CONTEXTO LOCAL?

    Las tres actividades antes mencionadas son una respuesta a situaciones del contexto que la requieren.

    La situación de violencia en sus distintas formas y vertientes que desde hace años que vivimos en la sierra es la mayor afectación de nuestro vivir y convivir diario.

    En el primer caso se busca que la lectura de la Biblia (un libro paradigmático de la condición humana) genere una conciencia de pertenencia a la comunidad y nos lleve a un compromiso derivado de la crítica de la realidad. Para ello es necesario acompañar una lectura que permite reconocerse en los paradigmas que ofrece el evangelio y apreciar la respuesta que Jesús ofrece a esas situaciones. Se requiere una re-educación de formas recibidas en la tradición religiosa que nos ha formado como creyentes para volverse creyentes críticos y comprometidos. Las personas que participan en los grupos adquieren una mayor madurez en su fe, quienes han sido víctimas de la violencia han logrado salir adelante y ubicar su experiencia en un contexto de lucha, de resistencia y de afirmación de la fe como elemento constitutivo de su existencia y de su esperanza que los libera y moviliza.

    En el segundo caso partimos de que la primera víctima de la violencia ha sido la vida comunitaria que se ha inhibido, perdiendo espacios que generan el tejido social. Con la creación de la Liga parroquial de futbol y la escuelita para niños y adolescentes se inició una regeneración de ese tejido social afectado por los eventos de violencia, que afectaron a toda la comunidad, es un proceso que ha durado años y que ha demostrado ser muy eficaz. La implementación de un espacio de primer nivel para la práctica del futbol y otros deportes en lo que hoy denominamos Unidad Deportiva de Creel es una evidencia material al respecto pero que se generó de otra evidencia: la organización comunitaria en donde participan barrios y otras comunidades adyacentes a Creel: San Juanito, Bocoyna, Panalachi, Sisoguichi, y de otros municipios Wajumar (Ocampo), San Rafael (Urique), Tomochi (Guerrero), Guachochi, llegando a tener un alcance regional lo que pretendía ser una liga local. Hemos afectado al contexto decidiendo no ser víctimas sino personas con iniciativa para generar estos espacios de calidad para la convivencia y la recreación sana. Además de haber tenido la fuerza para convocar a la iniciativa privada (y negociar con transCanadá) y a instituciones públicas que coadyuvaron. Es necesario mencionar que la parte ejecutiva y directiva siempre la llevó el Comité en la construcción de dicha Unidad. Es evidente que ha habido una afectación positiva del contexto y no sólo del espacio: participación de la comunidad, apropiación del espacio, autogestión (los uniformes de los equipos), colaboración (mantenimiento), etc.

    En el tercer caso junto a otros actores (incluido Siné) hemos buscado que el debate sobre el diálogo intercultural se lleve a distintas instancias menciono por ejemplo al Poder Judicial pues se dieron en varias ocasiones cursos, talleres, charlas, etc. para sensibilizar al aparato burocrático que muchas veces desconoce la cultura indígena, los usos y costumbres de los pueblos originarios y se actua con una inercia que hace evidente su desconocimiento e incapacidad para brindar un mejor servicio en el acceso a la justicia.

    Esta experiencia se origina porque la Coordinación Estatal de la Tarahumara solicita a sus propios empleados una sensibilización especial en sus tareas y de ahí se lleva a otras instancias del servicio público. El diálogo intercultural es esencial hoy en día en un México pluricultural y ante la invasión de distintos proyectos que pretenden beneficiar a sus destinatarios y terminan lesionando su derechos.

    Comparte el Padre Hector

    Me gusta

  3. LO QUE EL CONTEXTO LOCAL NOS AFECTA Y COMO LO AFECTAMOS
    La Cultura rarámuri nos afecta con su propuesta de vivir la comunidad solidaria integradora, incluyente y organizada, su sentido de fiesta como resistencia, la espiritualidad profunda que viven dentro de su cosmovisión, su manera de relacionarse con la comunidad, con el cosmos, con el mundo, con la tierra y con Dios. La Cultura Serrana Mestiza con su compartir, su solidaridad y hospitalidad.
    También nos afecta la invasión del narco, la violencia, la migración de los indígenas a las grandes ciudades, los macro proyectos que se están llevando en la sierra, la invasión turística, la tala inmoderada, las enfermedades que afectan especialmente a los rarámuri.
    ¿Cómo afectamos a nuestro contexto? Acompañando a los rarámuri en sus comunidades, en sus fiestas, en sus duelos, en sus demandas, para esto buscamos apoyo en otras instituciones como: El Instituto de la Mujer, para referir mujeres maltratadas, el DIF, para referir niños abandonados, DH, para notificar algunos atropellos en esta materia.
    Luchamos por la salud y la vida de la gente dentro y fuera de la Unidad de Salud, dentro atendiendo a los enfermos y/o refiriéndolos a otros Hospitales donde reciban atención de especialidad y dándoles seguimiento.
    Visitando 7 comunidades los domingos, cada domingo una o dos de ellas y llevando Control de peso y talla, a los niños menores de 5 años y compartiendo nutrientes con ellos como uno de los medios de Prevención de la Desnutrición.
    Formando y Capacitando a Promotores de Salud de la misma comunidad y elegidos por sus autoridades y sus pueblos para que ellos den las pláticas de Salud Preventiva a la gente de sus mismas comunidades
    Acompañando a los Promotores de salud de estas comunidades, a los diferentes cursos de formación a nivel, local, Diocesano y nacional CENAMI
    Acompañamos el proceso de los Promotores de salud en la atención de enfermos, vamos por enfermos a sus rancherías, seguimiento de enfermos de tuberculosis y desnutrición en sus tratamientos y recuperación así como tratamiento y seguimiento a enfermos con problemas crónicos
    Detección de enfermos, tratamiento y seguimiento.
    PASTORAL DE ACOMPAÑAMIENTO
    Acompañamos a las comunidades, cada semana y realizamos las celebraciones de la palabra de Dios, los acompañamos en sus fiestas; En esta parte tenemos la oportunidad de escuchar su Nawesare y compartir nuestra palabra con ellos 6 de Agosto de 2016

    Me gusta

  4. Emergencias y convergencias, la alternativa.

    La propuesta es que se vislumbra una emergencia de propuestas alternativas desde la sociedad civil, las escuelas, y las redes de organismos que son una disyuntiva a lo que nuestros gobiernos están ofreciendo desde su quehacer en políticas públicas. Los puntos de partida son las percepciones desde nuestro quehacer en una cooperativa de consumo, en una red y en una escuela pública y del diálogo que surgió entre nosotras.
    En una primera mirada a este acercamiento, vemos que el cooperativismo surge en México como una iniciativa gubernamental que pretende crear espacios para que la población más desfavorecida tenga vías para sustentar su consumo básico de alimentos y enseres para una vida digna, sin embargo, en la medida en que éstas van resultando ser una amenaza para el comercio estructural, las políticas fiscales van cercándolas y obstaculizando las vías para su crecimiento. Pese a todo, las cooperativas se han ido expandiendo lenta pero firmemente apoyándose en lo que actualmente se denomina “Economía solidaria” que surge como una vía de escape al consumismo estructural y que pretende salirse del esquema poco flexible del uso del “dinero” presentando desde monedas alternativas hasta la reivindicación del “trueque” tradicional entre los pueblos indígenas, además de las apuestas por los “bancos del tiempo” Todo esto intentando combatir a la “obsolescencia programada” que nos obliga a desechar los productos a un determinado tiempo para sostener a las fábricas y maquiladoras sus esquemas de producción. Por otra parte, los bazares o las “segundas”, donde se compra y vende productos de medio uso a pesar de la condena pública a la que se exponen los usuarios, imagen fabricada y fortalecida por la mercadotecnia, en donde se penaliza y se declara como “pobres”, “nacos”, “segunderos” a toda persona que abiertamente nutra su esquema de necesidades bajo este patrón.
    Cuando nos preguntamos de qué manera nuestras apuestas por una economía que nos incluya puede afectar al medio en que vivimos y más aún, cómo afectamos a nivel nacional, podemos decir sencillamente que apostamos por la inclusión: se toman en cuenta las necesidades de las personas, se generan empleos –autoempleos-, donde las labores que realiza cada trabajador(a) es más humana; los que ahí trabajamos hemos aprendido a organizarnos, a gestionar las cosas necesarias para tener una tienda. Es todo un proceso de aprendizaje dentro de un grupo que pretende trabajar contra la pobreza. Ahí aprendemos a colaborar, aprendemos unos de otros, y también buscamos apoyar al medio ambiente con productos más naturales que no afecten la salud de las personas.
    Afecta localmente pues la percepción de cada cooperativista va cambiando, se va ampliando y esto repercute en la población quienes van apreciando lo alternativo de este esquema que les incluye. A nivel nacional, ahora más que antes, se nota la emergencia de este esquema de economía solidaria con los intercambios a pequeña escala de alimentos básicos como las verduras o productos de la siembra como los elotes, el maíz o el frijol que son vendidos en pequeños tianguis que a veces se manejan por “trueques”, por intercambio de bienes. O en las ciudades, en donde hay iniciativas más formales y de gran arrastre que van enlazándose a nivel nacional como “colectivos de trueque”, que suelen incluir a los bancos del tiempo y en donde se reivindica a la artesanía como parte constructora de la identidad y expresión de la rica variedad de culturas que somos.
    Desde otra perspectiva, lo que se puede observar desde las escuelas públicas, es la poca libertad para la creatividad en los y las maestras que se tienen que circunscribir a los planes y programas que poco retan al alumnado. A las y los docentes se les pide “hacerse a las formas de la escuela, del equipo docente” y no a las necesidades del alumnado. Los alumnos vienen en ambientes familiares diversos muchos de ellos marcados por la violencia y con una necesidad apremiante de decirse mutuamente lo que viven. Algunos sólo quieren ratos libres o actividades que no les demanden mucho esfuerzo, sin querer integrarse a las actividades escolares. Es importante comprender que no se puede pretender que el alumno se desconecte de su realidad al momento de sentarse en su banca, el contexto ha influido ya en su formación; a veces parece que se trata de enseñarles cosas que no tienen importancia para ellos o a las que no les ven la utilidad o funcionalidad en su ambiente, como si el conocimiento no tuviera nada que ver con la vida real o con los problemas y circunstancias de la cada cultura a la que pertenecen.
    El impacto que podemos logar en las aulas se nota cuando aprovechamos las oportunidades de apoyar ciertos movimientos sociales, de sumarnos a los esfuerzos de otras personas, llevar a nuestras localidades nuevas formas de vida que incluyen a todos. Desde ahí podemos despertar el interés en los jóvenes por lo que pasa en la nación, analizar desde el aula las diversas situaciones que ocurren, sus orígenes, los motivos de tanto descontento social, las alternativas de solución que se están dando a algunas situaciones.
    En las escuelas afectamos a la sociedad de muchas maneras, localmente se nota en las actitudes de búsqueda y aporte que denotan las y los alumnos a las problemáticas locales y en el país, a través de las tendencias hacia la tecnología o hacia las humanidades, al compromiso social al evidenciar posturas políticas frente al acontecer nacional.
    Actualmente el movimiento magisterial disidente ha conmocionado al país con sus reclamos y demandas en contra de la llamada “Reforma educativa” a la que acusan de ser una mera reforma laboral, además de que los planes y programas responden a las iniciativas internacionales como las de la OCDE, en lo particular, y a otras políticas económicas internacionales dictadas por organismos como el Banco Mundial. Lo que hace que este movimiento tenga fuerza es lo cierto de sus demandas y la unidad del magisterio que ha entendido que no pueden estar fragmentados, de modo que dejando atrás sus diferencias, han centrado su atención en lo que les une: desde lo que se alcanza a percibir, sus derechos laborales en primer término y su ideal de lo que debería de ser la educación.

    Un último punto acercamiento a la realidad y que trata de argumentar la premisa de la nueva emergencia de alternatividades se visualiza en la creciente percepción de la urgencia de estar vinculados. En este caso a través de redes entre organismos de la sociedad civil para lograr tener mayores impactos en los cambios sociales vistos como necesarios para un buen vivir.
    Los organismos no gubernamentales, mayormente asociaciones civiles o religiosas, incurren en la acción pública tratando de gestionar las respuestas en política pública a las agendas que los gobiernos no atienden. Es la alternancia de facto a los programas gubernamentales, que en muchos casos no funcionan o no cubren del todo las demandas sociales, o en el peor de los casos, son simulaciones. La mayoría de las Ong’s en México trabajan en DDHH, que cubren desde las violaciones más leve a los derechos laborales, económicos, a la perspectiva e inclusión de género, al derecho a la diversidad sexual, hasta a las desapariciones forzadas, tortura, etc.; otras en desarrollo social, atención pertinente e inclusión a discapacitados, atención y apoyo a migrantes, en el impulso al desarrollo comunitario e incentivando acciones en economía solidaria, etc.
    El creciente cambio hacia una “Democracia Representativa” ha forzado a la sociedad a moverse y ha crecido la creación de “Ong’s” que a su vez han ido encontrando eco y fuerza en la vinculación a través de “Redes” El caso específico de la Red Serrana que aglutina a organizaciones que trabajan con pueblos y comunidades indígenas es un ejemplo de esto.

    El impacto que se genera desde estas vinculaciones siempre es desde la relación que se establece con otros y otras, en la riqueza que esta diferencia de ópticas genera, aún y cuando esa diferencia es igualmente fuente de problemas para el logro de los objetivos. La relación enriquece pero también significa trabas para el avance hacia la dirección deseada que no siempre queda clara más que en el discurso oficial que se declara. A pesar de esto, es la alternativa que se ve, la vinculación; en muchos momentos la única posibilidad de avanzar hacia una Democracia más participativa, o bien, a la creación de un nuevo orden social incluyente.
    No queda claro el rumbo social pero si las inconformidades y los dolores que este sistema socio económico que nos gobierna nos impone; hay una emergencia claramente visible de propuestas sociales alternativas a esta estructura que nos congregan y que nos devuelven esperanzas. Se trata quizá de la creación de muchas nuevas sociedades que rompen el mito de la apuesta de una única visión de sociedad. Por todo el mundo brotan pequeñas propuestas: al convertir jardines públicos en hortalizas comunitarias, o al viajar a través del “goofing” conociendo y trabajando en pequeñas comunidades de autoconsumo. Las iglesias fundamentalistas que han empezado hace ya algunas décadas a propugnar por el “Diálogo interreligioso” antes llamado ecumenismo, todo esto se puede traducir en una implosión de este esquema social que pretendió ser universal y que no ha hecho sino fortalecer nuestras diferencias sin aprovecharlas para el diálogo y la construcción humana.

    Creel, Chih., Julio del 2016.
    Equipo de trabajo conformado por: Gabriela Salmerón, Laura Barragán, Diriana Quintana y Alma Rosa Dozal.

    Me gusta

  5. Mi nombre es Laura Nayeli Barragán, mi práctica se relaciona con las relaciones de la sociedad y el medio ambiente, gestión y aprovechamiento. Estoy interesada en compartir mi experiencia y me interesa conocer las prácticas y experiencias particulares del Pueblo rarámuri y su convivencia con la naturaleza.

    Me gusta

  6. Soy Aurora estoy en trabajo de salud comunitaria y hospitalaria como en acompañamiento en 7 comunidades rarámuri y me gusta este trabajo puedo compartir lo que ha sido mi experiencia gracias

    Me gusta

  7. Soy Alma Rosa Dozal Estrada, soy maestra y puedo aportar de mi experiencia, trabajo en una red de ONG’s y puedo también ofrecer mi aprendizaje sobre esto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s